Canus

El Agapornis canus

Esta es la tercera y última de las especies que presenta dimorfismo sexual, el macho y la hembra tienen colores diferentes. Mide aproximadamente 13 centímetros. El macho tiene la cabeza, el pecho y el cuello de un color gris perla y su cuerpo es verde. La hembra es casi completamente de color verde. Aparte de las zonas grises, los machos tienen negro debajo de las alas; en las hembras es verde. Existe una subespecie reconocida del Agapornis canus, llamada A.c. ablectaneus. El macho de esta subespecie tiene las zonas grises algo más oscuras difuminadas con violeta. Tanto el macho como la hembra son de un verde más oscuro que los anteriormente descritos. El A. canus está entre las especies más pequeñas de este género y se considera una forma de transición hacia el género Loriculis. La estructura de sus plumas difiere ligeramente de las demás especies de agapornis. Las barbas de las plumas de la cabeza y del pecho tienen una zona turbia que no refleja la luz azul, pero sí la violeta.

El Agapornis canus fue descrito por primera vez en 1788. Su subespecie sin embargo fue descubierta y descrita a finales de 1918. El área de distribución del A.c. canus se extiende por toda la zona costera de la República Malgache, excepto por las zonas áridas del sur. Allí es reemplazado por la subespecie ablectaneus. Vive en las zonas boscosas abiertas cerca de la costa, son gregarios y se alimentan exclusivamente de semillas. Aunque viven en grandes grupos no se les considera criadores en colonia, ya que cuando llega la temporada de cría las parejas se separan para buscar un sitio para criar. Hacen los nidos en los agujeros de los árboles, la hembra utiliza trozos de hojas y hierba como material de nidificación. Este material lo transporta entre las plumas del cuerpo, el pecho y la rabadilla.

Este agapornis es difícil de criar en cautividad, sin embargo algunos criadores han conseguido con éxito tener descendencia continuada. Parece no haber reglas fijas para su reproducción, conozco varias personas que los tienen y cada uno tiene su propio método de cría. Uno de ellos utiliza los nidos de periquitos mientras otro utiliza los nidos típicos de agapornis. Algunos criadores les suministran ramas como material de nidificación mientras otros utilizan pelo de coco y otros no les proporcionan ningún material. Definitivamente aún se tienen que seguir estudiando. El agapornis canus se importa esporádicamente hoy en día. Sin embargo los criadores serios deben continuar domesticando esta especie para permitirnos su mantenimiento en nuestros aviarios en un futuro.

 

Dirk Van den Abeele